Desde la Confederación General del Trabajo de Ibiza y Formentera, queremos mostrar nuestra clara desaprobación ante la juguetería comercializada en la actualidad, cuyos patrones responden a líneas de productos sexistas por preferencia.
Durante la primera infancia lxs niñxs asumen mediante imitación (juego simbólico) la conducta que la cultura asigna a su sexo, adaptándose a la conducta que, por transmisión cultural, le pertenece y que, por lo tanto, más seguridad y aceptación social les proporciona. A los tres años ya escogen ante colores y juguetes que tienen una u otra finalidad, atendiendo a lo que culturalmente es apropiado para su condición. También las líneas de colores y el enfoque comercial patriarcal perjudican enormemente.
Los juguetes estereotipados propician la perpetuación de roles sexistas que arrastramos de antaño, limitando el potencial de lxs pequeñxs a lo que está establecido. Niñas condenadas a la limpieza y al cuidado de bebés y niños a abarcar tareas de construcción o relacionados con el deporte entre otros.
Por ello, si queremos construir un mundo diferente, más respetuoso e igualitario, hemos de empezar por trabajar la transmisión de estos valores a través del ejemplo y, además, a la hora de escoger juguetes, no dejarnos guiar por los diferenciados para “niña” y “niño” sino elegir con criterio propio y buscar aquellos que no planteen difenrencias de género, no olvidemos que los juguetes son el vehículo de exploración y creación vivencial hacia la representación y posterior comprensión del mundo social que rodea a lxs niñxs.
Planteamos, por ello, una clara apuesta por el consumo consciente y responsable de juguetes para lxs más pequeñxs, siempre, y más ahora de cara a las fiestas de Navidad.